El testimonio de Gustave Geffroy

Rosal en Giverny

Rosal en Giverny

 

Gustave Geffroy era un crítico y periodista amigo de Claude Monet. Así describió él el jardín del pintor :

«Después que se empuja la pequeña puerta de entrada que da a la única calle importante de Giverny, se tiene la impresión, virtualmente en cualquier estación del año, de adentrarse en un paraíso, en el multicolor y fragante reino de las flores, desde lilas y gladiolos hasta crisantemos y capuchinas.

Las azaleas, hortensias, digitales, malvarrosas, miosotos y violetas, flores suntuosas y modestas se entremezclan y suceden en esta tierra siempre receptiva y admirablemente cuiadada por varios expertos jardineros bajo la mirada infatigable del amo.

Si es la temporada de las rosas, envuelven al visitante con sus matices y perfumes todas la maravillas con nombres ilustres. Hay rosales de tallos espaciados, otros formando arbustos, setos, rosas trepando por los espaldares, los muros, ciñendo los pilares y arcos del gran paseo.

Hay ejemplares de gran rareza y otros muy corrientes, pero no menos hermosos, rosas sencillas, matas de rosas silvestres de colores vivos o pálidos, y todas la corolas hablan de una hora encantada, vocalizan el coro del estío y sugieren los decorados de la felicidad posible.»

El comedor de Monet

El Comedor de Claude Monet en su casa de Giverny

El Comedor de Claude Monet en su casa de Giverny

A Claude Monet le gustaban los colores. Todos los visitantes de su casa en Giverny se acuerdan de su increible comedor amarillo. El pintor eligió este color para destacar el azul de sus platos y de su amplia coleción de gravados japoneses.

Aunque las piezas son pequeñas en la casa de Monet, el comedor es bastante grande para quince personas. La familia se componía de diez personas, y recibía a menudo amigos o clientes para el almuerzo.

Un jardín impresionista

Jardin Impresionista

Jardin Impresionista

Claude Monet era un jardinero apasionado.
Su jardín de Giverny es su creación.
Utilizó lo que sabia sobre los colores para armonizar las flores.
Varios canteros monocromos tienen flores casi del mismo color.
Septiembre y octubre son los meses de las dahlias y de los últimos girasoles.